Dislexia, dislalia, discalculia...

Dislexia: Se trata de un problema específico de aprendizaje que tiene un origen neurológico. Se caracteriza por dificultades en el reconocimiento de palabras y por problemas de en la escritura de palabras. Como consecuencia, las personas con dislexia pueden presentar dificultades de comprensión lectora y un desarrollo lector reducido, lo que puede influir en el incremento de su vocabulario y de su base de conocimientos.

 

Hay dos tipos de dislexia:

 

  • Dislexia adquirida: aparece provocada por una lesión cerebral concreta.
  • Dislexia evolutiva: se  presentan las dificultades concretas de la dislexia, sin una causa concreta.

 

Dentro de estos tipos de dislexia podemos encontrar los siguientes subtipos:

 

  • Dislexia fonológica: se realiza una lectura visual de las palabras. La lectura visual es aquella en la que se observan las palabras de una forma global, deduciendo (más que leyendo) las palabras conocidas.
  • Dislexia superficial: leen las palabras a partir de las sílabas. Las personas con dislexia superficial tienen dificultad para leer palabras cuya lectura y pronunciación no se corresponden.
  • Dislexia profunda o mixta: es una mezcla de las dos anteriores y solo se puede producir en caso de que la dislexia sea de tipo evolutivo. Presentan dificultades para entender el significado de las palabras, tienen errores visuales y errores semánticos, tienen dificultad con palabras abstractas, verbos, palabras función (son aquellas palabras que sirven de nexo entre unas palabras y otras)

Dislalia: También conocido como trastorno de articulación, se trata de una incapacidad para pronunciar correctamente ciertos fonemas. 

 

Hay varios tipos de dislalia:

 

  • Dislalia evolutiva: Se produce durante la fase de desarrollo del lenguaje infantil, provoca que el niño no sea capaz de repetir por imitación las palabras que escucha y lo haga de manera incorrecta.
  • Dislalia funcional: Es un defecto en el desarrollo de la articulación provocado por una anomalía en la función de los órganos periféricos. Lo más frecuente es que se produzca una sustitución, omisión o deformación de los fonemas /r/,/k/,/l/,/s/,/z/,/ch/.
  • Dislalia audiógena: Provocada por una deficiencia auditiva, al no oír de forma correcta el niño, no puede articular de manera correcta, confundiendo así fonemas que suenen de manera parecida. 
  • Dislalias orgánicas: Son aquellas cuya causa de mal articulación es un componente orgánico, hay dos tipos:
    • Disartrias: Los centros neuronales cerebrales del sistema nervioso central se encuentran afectados. Personas con una deficiencia motórica puede presentar este tipo de dislalia.
    • Disglosia: Existen anomalías o malformaciones en los órganos del habla, es decir, labios, lengua, paladar…

Discalculia: La discalculia es un problema específico de aprendizaje en el área de las matemáticas, es decir, la dificultad para comprender y realizar cálculos matemáticos. Igual que la dislexia  puede ser causada por un déficit en la percepción visual o problemas en cuanto la orientación espacial. 

 

Hay cuatro tipos de discalculia:

 

  • Discalculia primaria: Va unido a una lesión cerebral, presentan problemas en el cálculo.
  • Discalculia secundaria: Va asociado a trastornos como dificultades del lenguaje, baja capacidad de razonamiento, desorientación espacio – temporal. Se caracteriza por una mala utilización de los símbolos numéricos y una mala realización de las operaciones asociadas a dichos símbolos.
  • Disametrica: Presentan problemas en la resolución de operaciones, contar mentalmente y resolución de problemas. 
  • Discalculia espacial: Presentan dificultad para ordenar números según la estructura espacial. 

Disgrafía: Es un trastorno del lenguaje específico de la escritura. Cuando hablamos de disgrafía hablamos de una escritura defectuosa sin un importante trastorno neurológico o intelectual que lo justifique. 

 

Hay dos tipos de disgrafía:

 

  • Disgrafía motriz: Asociada a trastornos psicomotores, manifiesta lentitud a la hora de escribir, signos gráficos que no se diferencian correctamente, manejo incorrecto del lápiz, postura inadecuada al escribir.
  • Disgrafía específica: Dificulta para reproducir letras o palabras, mala percepción de las formas, desorientación espacio-temporal.

Disortografía: Es un trastorno del lenguaje específico de la escritura, puede llamarse también disgrafía disléxica. Es un trastorno que se manifiesta a la hora de escribir de forma adecuada las palabras ortográficamente.

 

Presentan dificultades como son:

 

  • Déficit en el conocimiento y uso de las reglas ortográficas.
  • Déficit lector.
  • Déficit en el lenguaje hablado.
  • Déficit para conocer y realizar correctamente la conversión fonema - grafema.
  • Déficit en articular correctamente los sonidos del habla.

En Avanza Asesores de Estimulación sabemos que estos trastornos están producidos por una función cerebral incorrecta y por eso la forma de tratarlos es con un programa de estimulación dirigido al cerebro para organizar esas funciones y no con ejercicios le lectura, escritura o matemáticas, ya que si el problema está en el cerebro por mucho que tratemos las causas, esa función seguirá siendo incorrecta. Existen diferentes terapias que envían información al cerebro para mejorar estas dificultades, le asesoraremos por la más adecuada a sus circunstancias.